Los préstamos urgentes online son un producto financiero diseñado con el objetivo de proporcionar una cantidad de dinero al solicitante en un plazo relativamente corto de tiempo.

Son unos préstamos de dinero rápidos que se solicitan, para cubrir descubiertos o gastos imprevistos, a una entidad que no valora la finalidad para la que se destinará el dinero en cuestión. Únicamente investigan si el cliente podrá solventar el pago más los intereses generados sin necesidad de un aval o garantías personales.

La ventaja de este tipo de producto es que se pueden solicitar mediante un sencillo trámite online sin necesidad de trasladarse a ninguna sucursal bancaria o de presentar numerosos documentos. Se solicitan, estudian y conceden online y de manera ágil.

¿Cuánto dinero se puede solicitar con un préstamo personal urgente?

Hay muchos factores que influyen en la cantidad de dinero que podemos solicitar como por ejemplo las condiciones que la entidad imponga o nuestra situación económica particular. Si somos nuevos clientes podremos acceder a menos cantidad de dinero que si somos clientes recurrentes y ya hemos generado confianza.

Hay algunos préstamos que pueden llegar desde los 50 euros hasta los 60.000 euros, en este caso los plazos de devolución pueden durar meses o incluso años, pero si la cantidad es menor el plazo normal de devolución será de un mes y se efectuará en un solo pago.

El dinero que se reembolsará será la totalidad del dinero prestado más los intereses generados, que varían en función de la cantidad que se haya solicitado.

Cuanto más dinero solicitemos más exigente será la entidad son los requisitos mínimos necesarios para concedérnoslo.

¿Para qué se puede solicitar un préstamo personal urgente?

Como hemos dicho la entidad no requiere que especifiquemos la finalidad del dinero, y no se establece como requisito que aprueben o no nuestro objetivo para con el mismo, como en el caso de las entidades bancarias.

Sin embargo, el diseño de este tipo de producto esta específicamente indicado para determinadas situaciones, por lo que resultan recomendables para algunos casos y no recomendables para otros en función de las condiciones que tengan.

Mientras que para pagar un imprevisto o descubierto de poco dinero lo mejor sería que solicitásemos un microcrédito, si lo que queremos es una cantidad mayor deberíamos optar por solicitar un préstamo personal urgente. Unos ejemplos de las situaciones para las que están diseñados serían:

·       Solventar necesidades de dinero urgentes, como son: el pago de un electrodoméstico averiado o de un vehículo, un viaje urgente, un descubierto bancario o unas pruebas médicas que no cubra la seguridad social, envío de dinero a familiares, etc.

·       Para proyectos más a largo plazo como una matrícula de estudios, la entrada de un coche, una reforma de la vivienda, etc.

Antes de solicitarlo debemos asegurarnos siempre de que no tendremos problemas para devolverlo en el plazo estipulado, ya que si no es así entraremos en deuda y el dinero a devolver continuará aumentado desmesuradamente con el riesgo de causarnos la ruina.

¿Cuáles son los requisitos para solicitar un préstamo personal urgente?

Pese a que cada entidad establece sus propios requisitos, se pude hablar de unos mínimos que son comunes a todas ellas. Una gran ventaja de este tipo de producto es la poca documentación necesaria para solicitarlos, de hecho, esta será únicamente necesaria para que la entidad pueda comprobar que los datos que les facilitamos y que representan estos requisitos son correctos.

Para que nos concedan el préstamo personal debemos cumplir siempre con lo siguiente:

1.       Mayoría de edad: será necesario haber cumplido 18 años, para algunas entidades incluso la edad mínima son 21 o 25 años, en el momento de realizar la solitud.

2.       Residencia española: si solicitamos el préstamo en España deberemos residir en este país de manera permanente.

3.       Cuenta corriente: para que nos puedan ingresar el dinero solicitado deberemos tener una cuenta corriente activa en el banco, independientemente de cuál sea. Si solicitamos cualquier préstamo a un banco deberemos tener algún producto con ellos, ya sea una cuenta corriente o tarjeta bancaria dependiendo del banco y el producto.

4.       Ingresos estables: aunque no es necesario disponer de una nómina en todos los casos, siempre deberemos tener una fuente de ingresos que sea legal, regular, suficiente y demostrable, como puede ser una pensión, subsidio o ayuda del estado. Normalmente se requiere que sean como mínimo de 500 euros, pero si el préstamo que queremos solicitar es de una gran cantidad de dinero entonces nuestros ingresos deberán ser mayores.

5.       No tener deudas: no estar endeudado no es un requisito mínimo común ya que hay entidades en las que se conceden préstamos, aunque estemos registrados en ASNEF o RAI, pero siempre nos favorecerá no estar registrado en ninguna de estas listas.

Como hemos dicho cada entidad dispone sus requisitos, pero siempre habremos de cumplir con estos cinco si queremos tener la posibilidad de avanzar en el proceso de solicitud.