Préstamos rápidos

Cantidad:
750 - 5.000 eur
Edad mínima:
18 Años
Reembolso:
6 y 36 meses
TAE:
60 - 113%
Monedo Now

Ejemplo representativo: importe del préstamo: 1767 € - honorarios: 2701 € - total: 4468 € - tasa de interés mensual: 6,4% - TAE: 111% - de duración: 35 meses - duración mín-máx: 6-36 meses - TAE (mín-máx): 60% - 113%

Cantidad:
300 - 800 eur
Edad mínima:
25 Años
Reembolso:
3 y 24 meses
TAE:
151,8%
Zaplo

Ejemplo representativo: para un préstamo de 800€ a pagar en 24 cuotas mensuales, deberás devolver un total de 1.823,52€ en cuotas de 75,98€, correspondiente a un TAE del 151,8%.

Cantidad:
1.000 - 15.000 eur
Edad mínima:
20 Años
Reembolso:
12 y 72 meses
TAE:
24,65%
Bigbank

Ejemplo representativo: Ejemplo para un préstamo de 3.000€ a 36 meses TIN 20% TAE 24,65% mensualidad 111,49€. Importe total adeudado 4.103,64€.

750 - 5.000 eur
Cantidad
6 y 36 meses
Reembolso
18 Años
Edad mínima
60 - 113%
TAE
Cantidad:
750 - 5.000 eur
Edad mínima:
18 Años
Reembolso:
6 y 36 meses
TAE:
60 - 113%
check
Es totalmente fácil; rellena una solicitud online y recibe el dinero en pocos minutos
Monedo Now
9.1 10 0 Monedo Now Excelente - Monedo Now ha recibido una puntuación del equipo editorial de 9.1/10. La puntuación otorgada por el equipo editorial se extrae elaborando una media con los comentarios del usuario (obtenidos externamente), su popularidad y los términos y condiciones del préstamo.
starstarstarstarstar_half
Excelente 9.1/10
Monedo Now

Ejemplo representativo: importe del préstamo: 1767 € - honorarios: 2701 € - total: 4468 € - tasa de interés mensual: 6,4% - TAE: 111% - de duración: 35 meses - duración mín-máx: 6-36 meses - TAE (mín-máx): 60% - 113%

300 - 800 eur
Cantidad
3 y 24 meses
Reembolso
25 Años
Edad mínima
151,8%
TAE
Cantidad:
300 - 800 eur
Edad mínima:
25 Años
Reembolso:
3 y 24 meses
TAE:
151,8%
check
No esperes más - solicita hoy mismo tu préstamo de Zaplo!
check
Préstamo de Zaplo - seguro y sencillo!
Zaplo
8.3 10 0 Zaplo Bien - Zaplo ha recibido una puntuación del equipo editorial de 8.3/10. La puntuación otorgada por el equipo editorial se extrae elaborando una media con los comentarios del usuario (obtenidos externamente), su popularidad y los términos y condiciones del préstamo.
starstarstarstarstar_border
Bien 8.3/10
Zaplo

Ejemplo representativo: para un préstamo de 800€ a pagar en 24 cuotas mensuales, deberás devolver un total de 1.823,52€ en cuotas de 75,98€, correspondiente a un TAE del 151,8%.

1.000 - 15.000 eur
Cantidad
12 y 72 meses
Reembolso
20 Años
Edad mínima
24,65%
TAE
Cantidad:
1.000 - 15.000 eur
Edad mínima:
20 Años
Reembolso:
12 y 72 meses
TAE:
24,65%
Bigbank
7.6 10 0 Bigbank Bien - Bigbank ha recibido una puntuación del equipo editorial de 7.6/10. La puntuación otorgada por el equipo editorial se extrae elaborando una media con los comentarios del usuario (obtenidos externamente), su popularidad y los términos y condiciones del préstamo.
starstarstarstarstar_border
Bien 7.6/10
Bigbank

Ejemplo representativo: Ejemplo para un préstamo de 3.000€ a 36 meses TIN 20% TAE 24,65% mensualidad 111,49€. Importe total adeudado 4.103,64€.

Préstamos rápidos

Encuentra el mejor préstamo con MONEYBANKER. Simplemente introduce la cantidad que necesites y tu edad, y el comparador de MONEYBANKER se encargará del resto.

 

Conseguir un préstamo rápido

¿Qué significa un préstamo rápido?

Un préstamo rápido es una forma de poder pagar compras de último momento, saldar inconvenientes de última hora, o incluso cubrir la nómina de su empresa para el fin de mes. Es una forma sencilla de poder conseguir dinero al instante. Podemos destacar que hay dos tipos de préstamos rápidos. Primero existen los mini-créditos que permiten obtener hasta 500 euros en pocos minutos para asuntos urgentes y por lo otro lado los préstamos rápidos tienen un mayor importe ya que se puede conseguir hasta 60.000 euros para financiar proyectos más grandes y podremos obtener el préstamo rápido en menos de 48 horas.

Generalmente, los prestamos rápidos están solicitados online. pues de esta manera la entidad puede analizar los datos aportados con el formulario de solicitud de manera automática a través de ciertos algoritmos que determinarán si somos lo suficientemente solventes como para efectuar el reembolso en el plazo acordado. Así, podrá darnos una respuesta en minutos y nos podrá transferir el dinero rápido prácticamente al momento.

¿Cuáles son los diferentes tipos de préstamos rápidos?

Los microcréditos son un tipo de préstamo rápido que se hace a una persona o a un grupo de personas para poder llevar a cabo algún proyecto. En este caso podemos decir que sería para abrir un bar nuevo, una tienda o una actividad económica de este estilo. Normalmente para poder solicitar un crédito así se solicitan documentos como comprobante de domicilio y un documento de identificación.

Créditos de este tipo tienen diferentes modalidades, por ejemplo, si se le otorga a un número determinado de personas, éstas pueden optar por dividir los pagos entre sí. Regularmente, en los microcréditos se paga semanal o quincenalmente, por lo que, si el crédito se les otorga a doce personas, cada una de ellas pagaría una vez cada tres meses. Si le llegara a interesar este tipo de financiamiento tendría que acercarse al banco de su preferencia para conocer los requisitos y los métodos de pago.

Como mencionamos anteriormente, puede usarlo para emprender de manera individual o en grupo. Asimismo, existen microcréditos de ayuda a negocios que ya existen pero que necesitan fortalecerse, por ejemplo, una tienda que se vea en dificultades de reabastecerse podría solicitarlo para poder continuar con la venta de artículos.

También hay microcréditos diseñados para mujeres. Estos microcréditos obviamente pueden dar un gran empoderamiento y avance especialmente en países donde hay marginación. Además, los microcréditos también cuentan con la posibilidad de convertirse en créditos personales.

Es importante destacar el beneficio que pueden traer a la sociedad en general. Principalmente fomentan la inclusión financiera de grupos que de alguna manera no pueden tener acceso a ciertos servicios de la banca o a diferentes tipos de financiamiento. Aparte de esto, si uno cuenta con microcrédito tiene la posibilidad de construir un historial crediticio que más adelante puede convertirse en la carta de presentación para obtener préstamos de otro tipo. Asimismo, con los préstamos rápidos tenemos la posibilidad de ayudar a pequeños negocios a encontrar la estabilidad económica que necesitan.

¿De dónde se puede conseguir un préstamo rápido?

En la actualidad es posible conseguir préstamos rápidos tanto en los bancos como en otras entidades financieras. Hay nuevas empresas que permiten que podamos obtener un préstamo rápido en minutos por el internet.

Obviamente cuando uno está en búsqueda de financiación los bancos son la mejor opción para las personas en España. Sin embargo, los bancos no son la forma más rápida de conseguirlos ya que normalmente suelen tardar entre 4 y 10 días para conceder un préstamo rápido, dado que los procesos bancarios son automáticos y tienen que aprobar la solicitud del cliente.  

En cuanto a los mini-créditos, es posible ir a una entidad financiera privadas que ofrece este tipo de préstamo rápido normalmente hasta 750 euros o préstamos rápidos para conseguir hasta 5.000 euros. Se puede decir que estas entidades privados son las más rápidas y convenientes para poder conseguir dinero de la forma más rápido, ya que llevan todos sus procesos online y así son automatizados y esto hace que ayuden a concederlos en muy poco tiempo en comparación con los bancos regulares.

¿Cuáles son los requisitos para conseguir un préstamo rápido?

Los requisitos para poder conseguir un préstamo rápido dependen mucho del tipo de crédito que uno quiere contratar. En los préstamos rápidos, los requisitos varían en función de la entidad. Normalmente para empezar el proceso se tiene que rellenar un formulario de solicitud con los datos personales y una vez enviado, la institución se pondrá en contacto. Si la solicitud esta aceptada, enviarán la documentación del préstamo para firmar y devolver.

Los requisitos de un banco pueden ser por ejemplo los siguientes: pedir una nómina, pensión o justificante de ingresos, tener un documento de identidad como DNI o NIE y la residencia en España, tener ingresos suficientes para que la entidad vea que podemos hacer frente a nuestros gastos mensuales fijos y a la vez devolver el crédito sin problemas, ser mayor de edad y menor de 75 años, tener una cuenta bancaria donde ingresar el dinero y no ser moroso, es decir si queremos poder obtener préstamos rápidos no deberíamos aparecer en las listas de impagos.

Por norma general hace falta cierta documentación cuando se solicita un préstamo rápido online. Las entidades financieras suelen pedir extracto bancario. Esto es un documento que sirve para que la entidad tenga nuestro número de cuenta bancaria donde ingresarnos el dinero rápido, para que verifique que somos los únicos titulares de dicha cuenta, el cual debe coincidir con el nombre del DNI, y para que conozca nuestros ingresos y gastos mensuales para determinar nuestro nivel económico. Otro documento necesario para acceder a los préstamos rápidos es un justificante de ingresos. Esta documentación demuestra que disfrutamos de una retribución regular y suficiente como por ejemplo un contrato de trabajo, un extracto bancario o la declaración del IVA. En este caso no tiene que ser una nómina, porque también son válidos otros tipos de ingresos que cumplan con las tres condiciones antes mencionadas como los ingresos de los autónomos o de los pensionistas.

Asimismo, hace falta presentar un documento de identidad. Esto sirve para certificar que vivimos en España y que somos mayores de edad. Es completamente imprescindible que el DNI o el NIE que presentemos esté vigente, pero si no es el caso puede ser que podamos usar el pasaporte en vigencia. Si resulta negativo en los dos casos no podremos contratar ningún préstamo rápido.

¿Hay alternativas a los préstamos rápidos?

Las tarjetas de crédito son otra alternativa a los prestamos rápidos. En algunos casos se puede aplazar el pago de las compras en cuotas mensuales pagando intereses al banco. En la mayoría de las entidades bancarias se puede obtener financiación de este tipo. Se pueden solicitar estas tarjetas y dispondrás de dinero rápido sin la necesidad de moverte de casa y además dispondrás de una serie de ventajas que podrás aprovechar. De esta manera vemos que las tarjetas de crédito son una forma rápida de financiación. En la mayoría de los casos los préstamos rápidos son gratis y se pueden solicitar varias cuando uno necesita dinero urgentemente y aparte podemos aplazar compras por un bajo interés durante muchos meses o incluso años.

Los anticipos de crédito son otra forma de conseguir dinero rápido. Se puede considerarlos como un extra de dinero que pertenecen a nuestro sueldo y así podemos disponer de ellos fuera de plazo, con antelación a nuestro día de cobro. Se trata de una forma de conseguir dinero como extra para hacer frente a gastos inesperados, o para darnos un pequeño capricho para el que no queremos esperar. Normalmente para solicitar un anticipo de nómina se tiene que ponerse en contacto con la empresa, la cual se encargará de gestionar todo el proceso, e ingresar en nuestra cuenta un porcentaje de nuestra nómina como anticipo.

¿Cuál es la diferencia entre un crédito rápido y un préstamo rápido?

No se puede negar que las palabras "préstamos" y "créditos" se utilizan muchas veces de la misma manera como si significaran lo mismo, pero esto no es verdad. En realidad, son dos productos de financiación muy similares ya que tienen mucho en común por ejemplo en cuanto a las cantidades de capital, plazos de pago e intereses. A continuación, veremos las principales diferencias entre los préstamos rápidos y los créditos rápidos online.

Cuando hablamos de los préstamos rápidos, sabemos que será ingresada en nuestra cuenta la cantidad de dinero que se solicita por parte de la entidad. Por lo tanto, tendremos que devolver todo el dinero, normalmente en cuotas mensuales que incluirán un porcentaje de intereses sobre la cantidad inicial. Se puede ver que este tipo de financiación es lo más común cuando el cliente quiere por ejemplo comprar un coche, reformar una casa o pagar estudios universitarios, es decir en las finalidades de particulares.  

En cambio, con los créditos, la entidad nos ofrece una cantidad determinada de dinero a crédito del cual podemos disponer cuando deseemos de la cuantía que necesitemos, pagando solo por el dinero que vayamos a utilizar. Así, podemos decir que son una cantidad virtual de dinero dado que no se dispone de todo el dinero de golpe. En tal caso, el cliente solo devolverá el dinero y los intereses del dinero que haya utilizado. Podemos ver que los créditos son más comunes en el caso de financiación a empresas y autónomos porque cuando se termine un crédito se puede renovarlo otra vez o incluso ampliarlo. También se puede destacar que los créditos sirven más para cubrir tiempos de desfase entre cobros y pagos y para afrontar períodos de falta de liquidez.

¿Cuáles son las ventajas de los préstamos rápidos?

Los préstamos rápidos ofrecen una abundancia de ventajas a cualquier cliente. En primer lugar, su gestión es fácil y rápida. podemos destacar el hecho de que se puede conseguir el dinero que necesitas en tan solo 15 minutos si la cantidad no supera los 800 euros. Además, es un producto que es realmente fácil en hacer dado que para solicitar un préstamo rápido no hay que salir de casa.

En segundo lugar, las entidades financieras no piden muchos requisitos para conseguir un préstamo rápido y así es un proceso muy sencillo. En este sentido no hay que hacer ningún tipo de papeleo, dado que los documentos que te solicitan puedes enviarlos a través de correo electrónico y las entidades no intentan esconder nada ni vender el producto de otra forma. Gracias a esto, los clientes sabrán en todo momento lo que tendrán que pagar por su préstamo rápido.

Además de esto, en algunos casos es posible que una entidad ofrezca crédito gratis para sus nuevos clientes. Esto significa que no tienen que pagar ningún tipo de interés o comisión. Esto conlleva una gran ventaja económica y permite ahorrar bastante dinero.

¿Cuáles son las desventajas de los préstamos rápidos?

En cuanto a los mini-créditos, una de las fundamentales desventajas es el dinero que hay que pagar para devolverlos, ya que son un tipo de crédito caros y el coste a pagar por el dinero prestado suele ser bastante elevado, calculándose normalmente por honorarios en base a la cantidad solicitada y el plazo máximo de devolución. Este coste es elevado debido a que no piden apenas requisitos, por lo que corren un riesgo mayor de impago que las entidades financieras tradicionales.

Las entidades prestamistas no suelen analizar con mucha profundidad la capacidad de devolución del dinero de los prestatarios. Este aspecto podría considerarse que no es un inconveniente, pero precisamente es lo que hace que el coste del préstamo rápido sea mayor, ya que se mutualiza el riesgo de impago entre todos los solicitantes. Se paga más de un modo general por lo que no devuelven algunos. Incluso en España, como tienen tasas de morosidad superiores a los otros países así el coste es mucho mayor.

En ciertos casos, las entidades que ofrecen estos préstamos rápidos escapan de la supervisión del Banco de España. Además, cuando el importe del préstamo rápido es inferior a 200 euros, los préstamos rápidos no están sujetos a los requisitos legales que la Ley 16/2011, de 24 de junio, de contratos de crédito al consumo señala.

Es evidente que estos préstamos rápidos tienen su demanda entre la población, de ahí su rápido crecimiento. No obstante, es necesario que estudiemos las condiciones antes de solicitarlos y ser muy consciente de lo que se pide. Para cualquier persona que se encuentra en necesidad urgente de capital, puede ser una buena solución, pero precisamente la inmediatez, reside su principal riesgo: el dinero habrá que devolverlo junto a los intereses en un plazo corto, y de no hacerlo, el problema financiero que quiere evitar puede ser mucho mayor.

Podemos destacar también que los préstamos rápidos no están al alcance de todo el mundo. Por ejemplo, los inmigrantes, autónomos y personas que no pueden demostrar unos ingresos fijos de forma mensual tendrán problemas para acceder a este tipo de préstamo rápido. Esto pasa igual que con la gran mayoría de las soluciones de financiación que nos pueden dar cualquier tipo de entidad financiera.

Se puede decir que los préstamos rápidos son un producto financiero que se debe tener en cuenta para aquellas personas que en ocasiones necesiten dinero urgente, dado que se puede recibir la cantidad solicitada en un tiempo menor a 48 horas sin tener que dar ningún tipo de explicación. Sin embargo, debido a sus altos intereses, no recomendamos este tipo de préstamo rápido como medio de financiación habitual.

¿Los préstamos rápidos llevan intereses?

No todos los préstamos rápidos llevan intereses. Los mini-créditos rápidos pueden ser gratis, aunque normalmente hay que cumplir ciertos requisitos por ejemplo ser un nuevo cliente o utilizar un código promocional. Por lo tanto, para poder conseguir los mini-créditos de forma gratuita es necesario cumplir con las condiciones de tal oferta y hacerlo dentro del tiemplo.

Sin embargo, si se pide un préstamo rápido en un banco, no suelen ser gratuitos, aunque a veces es posible conseguirlos para ciertas cosas como por ejemplo la matrícula de la universidad o el carné de conducir. No obstante, los préstamos rápidos sin intereses no suelen ser gratuitos.

En cuanto a los intereses hay dos tipos, el interés variable y el interés fijo. El interés variable. Este tipo de interés varía y la tasa de interés puede cambiar dependiendo de cómo sube y baja el índice de referencia. En este caso el cliente puede acabar pagando más o menos intereses en el préstamo según este hecho. Normalmente los intereses variables se aplican sobre todo sobre las hipotecas y no suelen ser usados en los préstamos rápidos, aunque se puede encontrar una oferta así.

Por otro lado, el interés fijo es un interés donde el porcentaje se mantiene sin cambios durante toda la vida del crédito, siendo el mismo desde el primer mes y hasta el último. En los préstamos rápidos el interés fijo es mucho más común que el interés variable dado que son créditos al consumo y lo bueno es que no existe incertidumbre sobre las cuotas futuras del préstamo rápido.

Existen diferentes indicadores para entender mejor el precio del préstamo rápido que vamos a obtener. El Tipo de Interés Nominal es lo que se paga por un préstamo rápido o una cuenta de ahorros y no se suma al capital, es expresada en términos anuales con una frecuencia de tiempo de pago. Mientras tanto, La Tasa de Interes Efectiva es una referencia del coste o rendimiento efectivo anual de un producto financiero independientemente de su plazo.

¿Cuánto dinero puedo conseguir con los préstamos rápidos?

La cantidad de dinero que se puede conseguir con un préstamo rápido online depende de diferentes factores como el tipo de préstamo solicitado, nuestro perfil profesional o también la relación que existe con el prestamista. De este modo, las condiciones de cada clase de préstamo rápido nunca son iguales dado que depende muchas veces del motivo del préstamo rápido. Cada entidad financiera tiene sus ventajas y desventajas y de esta forma tendremos que mirar cual nos puede servir mejor para obtener el dinero que necesitamos.

Respecto a los mini-créditos rápidos existen diferencias entre los nuevos clientes y los ya clientes ya que al no exigir vinculación ni antigüedad la confianza en nuestro perfil es limitada. Por lo que sí es la primera ocasión en la que solicitamos mini-préstamos rápidos la cantidad máxima a la que podremos acceder no suele ser superior a los 300 euros, aunque según la entidad podremos obtener hasta 750 euros siendo nuevos clientes. Si ya hemos solicitado y reembolsado un crédito con la entidad, su confianza hacia nosotros crecerá, por lo que tendremos acceso a un límite de crédito mayor.

En cuanto a los préstamos rápidos para financiar proyectos las cantidades a las que podemos acceder dependerán de la finalidad y de nuestro perfil. Lo normal es que muchos bancos ofrecen préstamos rápidos con finalidades específicas donde podremos financiar un porcentaje de nuestro proyecto. Generalmente, se permite conseguir cantidades a partir de los 3.000 euros y el máximo a solicitar dependerá del nivel económico del cliente y el presupuesto del proyecto que se quiere financiar, aunque el máximo permitido por estos préstamos rápidos online es sobre los 60.000 euros.

¿Qué pasa si tengo problemas con la devolución del préstamo rápido?

Es crucial que antes de solicitar un préstamo rápido se debe de tener en cuenta que, una vez cumplido el plazo de este, vamos a tener que devolverlo, tanto el importe total prestado, como los intereses. Cuando solicitamos un préstamo rápido hay que saber cuál es nuestro presupuesto mensual y saber claramente que en el futuro podremos hacer frente a su devolución. De esta forma podemos evitar caer en un posible impago del crédito.

En el caso de que no se pueda pagar el préstamo rápido contratado en el tiempo dado, el consumidor tendrá unas consecuencias. Normalmente las entidades normalmente aplican unos intereses más elevados que los que se hubieran pagado durante la vida del producto. Cuando uno no puede pagar los gastos normalmente hay dos tipos de sanciones. La primera es una comisión de reclamación de posiciones deudoras, que es una cantidad fija que se cobra por avisar al cliente de que tiene una deuda pendiente con la cantidad que le concedió préstamos rápidos online. Segundo hay unos intereses de demora que son más altos que los inicialmente pactados para pagar el préstamo y que se cobran por cada uno de los días que se retrase el cliente. Si el cliente sigue sin pagar el préstamo rápido la compañía puede llegar a embargar su bienes y nómina.

Las entidades bancarias pueden tomar acción. Una de las medidas que pueden tomar es reclamar judicialmente la liquidación de la deuda. Antes de llevar a cabo esta acción, las entidades suelen contratar a una empresa de cobros con las que el deudor deberá lidiar día a día. Eso sí, en caso de que se prolongara el pago del préstamo rápido, tienen el derecho de denunciar al prestatario que no ha llevado a cabo su compromiso. Si por alguna casualidad se perdiera el caso, el deudor deberá hacer frente a todos los costes del proceso, así como al total de la deuda contraída junto con sus intereses.

Otra medida que se puede implementar para solucionar el tema del impago de un préstamo rápido es un embargo. Hoy en día es posible conseguir dinero rápido en las compañías de mini-préstamos sin ninguna garantía. En otros tipos de financiación como por ejemplo con las hipotecas o los préstamos personales que llevan una cantidad de dinero mucho más alto, los bienes de los clientes suelen ser usados como un tipo de garantía. De esta manera, las compañías pueden embargar los bienes personales de sus clientes para poder recuperar el dinero del préstamo rápido. Sin embargo, en el caso de los micro- préstamos hay más flexibilidad de pago para sus clientes que crean que no podrán pagar a tiempo sus préstamos rápidos online.

¿Cuáles son las regulaciones de los prestamos rápidos en España?

En mayo de 2015 el Tribunal Supremo declaró que los intereses que superen en más de dos puntos el coste ordinario de un producto de financiación serían considerados abusivos y de esta forma el cliente tendría derecho a reclamar una rectificación de la entidad. En cuanto a los intereses de los prestamos rápidos el Banco de España destaca que no existe ningún tope legal respecto de los tipos de interés en los préstamos rápidos.

Todo el mundo tiene el derecho de recibir una copia del contrato del préstamo rápido, y es totalmente obligatorio facilitarlo. El contrato debe ser legible y estar redactado en un lenguaje claro y conciso. Además, debemos recibirlo en formato papel o en otro soporte duradero. También existe el derecho de pedir las condiciones en cualquier momento si es necesario.

En 2011 se hizo la ley de los contratos de crédito al consumo y dentro de ello se estabilizó diferentes normativas tal como. Una de las normativas señala que en la publicidad de los créditos deben indicarse las condiciones, como son los tipos de interés la duración del contrato, el importe y finalmente el importe total de las cuotas. Otra parte de la ley dice que las entidades que ofrecen préstamos rápidos se ven obligadas a entregar previa firma del contrato y solicitar un documento con las condiciones del contrato. Además de esto, consta que los contratos tienen que ser escritos y el prestamista debe de dar al prestatario un ejemplar de esto. También, el contrato debe incluir toda la información sobre el crédito que se va a contratar, es decir, el tipo de préstamo rápido, la identidad y domicilio, la duración, el importe, el tipo de interés, periodicidad de los pagos y los gastos de gestión, el tipo de demora y las consecuencias de un impago. Por último, entendemos que esta normativa se aplica a todas las entidades bancarias y entidades financieras de crédito reguladas por el Banco de España.

La orden EHA/1718/2010, de 11 de junio, de regulación y control de la publicidad de los servicios y productos bancarios establece la obligación de expresar el coste o usando la de tasa anual equivalente del préstamo rápido en los casos en los que éstas aludan, explícitamente, a su coste para el público, así como la responsabilidad en el cumplimiento y en los requisitos de las entidades de crédito en el caso de que acuerden con una empresa que no sea entidad de crédito que publicite por cualquier medio sus productos o servicios.

En el mismo sentido se pronuncia la Orden EHA/2899/2011, de 28 de octubre, que exige transparencia y protección del cliente de servicios bancarios, al establecer que “toda la publicidad de las entidades de crédito debe de ser clara, objetiva y no engañosa”. Por otro lado, debe precisarse que la Circular 6/2010, de 28 de septiembre, del Banco de España, establece los principios generales que deben orientar la publicidad de los servicios y productos bancarios.

La LCCC establece el contenido mínimo que debe recogerse en el documento contractual. En todo caso, éste deberá aportar información sobre los siguientes aspectos del préstamo rápido: el tipo de crédito, la identidad y el domicilio social de las partes contratantes, la duración del contrato, el importe total del crédito y las condiciones de disposición del mismo el tipo deudor y las condiciones de aplicación de dicho tipo o en caso de que el tipo deudor sea variable, los índices de referencia aplicables al tipo deudor inicial tal como los períodos, condiciones y procedimientos de variación del tipo deudor o en caso de que se apliquen diferentes tipos deudores en diferentes circunstancias, deberá facilitarse la información  mencionada con respecto a todos los tipos aplicables, tasa anual equivalente y el importe total adeudado por el cliente, calculados en el momento de la suscripción del contrato del préstamo rápido , importe, número y periodicidad de los pagos que deberá efectuar el consumidor, orden en que deben asignarse los pagos a los distintos saldos pendientes sometidos a distintos tipos deudores a efectos de reembolso, tipo de interés de demora aplicable en el momento de la celebración del contrato del préstamo rápido y los procedimientos para su ajuste y, cuando proceda, los gastos por impago y consecuencias en caso de impago.




MONEYBANKER - Encuentra el préstamo ideal para ti

Préstamos rápidos