¿Quiere solicitar un préstamo personal online?

En esta página web puede comparar una serie de ofertas de productos financieros para diferentes finalidades. Estos productos tienen diferentes características, en este artículo hablamos de los préstamos personales online, como una opción para cualquier persona que necesite una suma moderada de dinero, rápido y sin papeleos. 

¿Cuál es la diferencia entre un crédito y un préstamo personal online?

En la actualidad existen diferentes tipos de productos financieros que las entidades privadas ponen a disposición de los consumidores. Podemos conseguir dinero rápido recurriendo a bancos o a entidades de préstamo privadas.

Aunque muchas veces se utilicen las palabras crédito y préstamo como si fueran términos sinónimos, estamos hablando de distintos tipos de productos de financiación.

La diferencia básica, es la cantidad de dinero disponible, pero existen otras cuestiones que resaltar: Cuando procedemos a solicitar un préstamo personal online se nos concede una cantidad de dinero en torno a los 1.000€ que tendremos que reembolsar al finalizar el plazo de manera íntegra incluyendo los intereses generados.

Por el contrario, un crédito personal pone a disposición del solicitante una cantidad mayor de dinero, en torno a unos 6.000€, de los cuales podemos utilizar la cantidad que precisemos. La devolución del dinero se efectuará sobre el total utilizado y no sobre el disponible, en cuotas regulares que incluyen los intereses correspondientes.

¿Por qué solicitar un préstamo personal online?

Los motivos por los que se recurren a este tipo de productos financieros suelen ser fruto de imprevistos o contratiempos. Por ejemplo, una avería doméstica o de automóvil, un momento de apuro económico en el cual se necesite abonar una factura o pago urgente, un viaje inesperado…

La cantidad de la que se puede disponer es limitada, por lo tanto no es un producto que se utilice para otro tipo de cosas como pueden ser comprar un coche, una reforma o la entrada de una casa, por ejemplo.

¿Cómo podemos solicitarlo?

La forma en la que se puede solicitar un préstamo personal online en muy rápida y sencilla. Únicamente habrá que rellenar un formulario con todos los datos que la entidad precise, y la entrega de una documentación que les permita llevar a cabo un estudio de riesgo de nuestra capacidad de cobro.

Aunque estas entidades conceden el dinero con más facilidad que los bancos, necesitan tener alguna certeza de que el solicitante podrá hacer frente al pago del préstamo. Para ello contrastarán los datos facilitados con listas de impagos, y confirmarán que disponemos de algún ingreso.

¿Cuánto hay que pagar?

Existen préstamos personales a coste cero, pero siempre debemos tener en cuenta que, aunque el TIN (Tipo de Interés Nominal) sea cero, puede que incluya algún tipo de coste adicional relativo a comisiones o gastos que la entidad crea oportuno cobrar préstamos rápidos

Por eso deberemos fijarnos muy bien en que ambos, TIN y TAE (Tasa Anual Equivalente) sean a coste cero. El TAE un porcentaje estandarizado que incluye los costes adicionales mencionados anteriormente.

¿Cuáles son los riesgos de solicitar un préstamo personal online?

Antes de solicitar cualquier tipo de producto financiero tenemos que evaluar nuestras condiciones económicas y asegurarnos de que dispondremos de suficiente solvencia para liquidar el pago en el plazo indicado.

El único riesgo que conllevan este tipo de productos es el impago, ya que si lo solicitamos para salir de una situación precaria e incurrimos en una deuda no habremos resuelto nuestra situación, sino que la habríamos empeorado ya que deberemos más dinero.

Para resolver esta situación y poder efectuar el pago podremos solicitar una carencia, lo cual nos dejará un tiempo de recuperación para poder obtener el dinero necesario. De todas maneras, aunque no paguemos durante unos meses, el préstamo seguirá generando intereses asique no estará de más tenerlo en cuenta y calcular el total a pagar pasado este periodo de carencia, ya que puede ser que no nos convenga solicitarlo.

También se podrá alargar el plazo estipulado para devolver el dinero, por lo que pagaremos menos dinero durante más tiempo, lo que permitirá disponer al solicitante de más cantidad de efectivo y recuperarse económicamente. Para llegar a este acuerdo se deberán renegociar con la entidad las condiciones del contrato y de las cuotas, así mismo esta novación también podrá conllevar un coste adicional.

Antes de tener cualquier tipo de problema con el pago es conveniente comunicar a la entidad nuestra situación para que nos ofrezcan alguna solución. Éstas no suelen poner problemas para renegociar los contratos ya que a ellos les conveniente no tener préstamos impagados ni deudas con los clientes.

Si no procediéramos a la devolución del pago en el plazo indicado corremos el riesgo de ampliar la deuda y ser registrados en listas de impagos como ASNEF. En última instancia la entidad podrá recurrir a reclamarnos el pago por la vía legal, lo cual supone un problema mucho mayor ya que si salimos perdiendo en el procedimiento debemos correr con los gastos del juicio, además de abonar el préstamo  sus intereses, según lo que estipule el juez en todo caso.