Crédito rápido online

check
630 000 usuarios a los que ya hemos ayudado
check
De uso gratuito
check
Comparación rápida y sencilla

750 - 5.000 eur
Cantidad
6 y 36 meses
Reembolso
18 Años
Edad mínima
60 - 113%
TAE
Cantidad:
750 - 5.000 eur
Edad mínima:
18 Años
Reembolso:
6 y 36 meses
TAE:
60 - 113%
check
Es totalmente fácil; rellena una solicitud online y recibe el dinero en pocos minutos
starstarstarstarstar_half
Excelente 9.1/10
Monedo Now

Ejemplo representativo: importe del préstamo: 1767 € - honorarios: 2701 € - total: 4468 € - tasa de interés mensual: 6,4% - TAE: 111% - de duración: 35 meses - duración mín-máx: 6-36 meses - TAE (mín-máx): 60% - 113%

300 - 800 eur
Cantidad
3 y 24 meses
Reembolso
25 Años
Edad mínima
151,8%
TAE
Cantidad:
300 - 800 eur
Edad mínima:
25 Años
Reembolso:
3 y 24 meses
TAE:
151,8%
check
No esperes más - solicita hoy mismo tu préstamo de Zaplo!
check
Préstamo de Zaplo - seguro y sencillo!
starstarstarstarstar_border
Bien 8.3/10
Zaplo

Ejemplo representativo: para un préstamo de 800€ a pagar en 24 cuotas mensuales, deberás devolver un total de 1.823,52€ en cuotas de 75,98€, correspondiente a un TAE del 151,8%.

1.000 - 15.000 eur
Cantidad
12 y 72 meses
Reembolso
20 Años
Edad mínima
24,65%
TAE
Cantidad:
1.000 - 15.000 eur
Edad mínima:
20 Años
Reembolso:
12 y 72 meses
TAE:
24,65%
starstarstarstarstar_border
Bien 7.6/10
Bigbank

Ejemplo representativo: Ejemplo para un préstamo de 3.000€ a 36 meses TIN 20% TAE 24,65% mensualidad 111,49€. Importe total adeudado 4.103,64€.

Crédito rápido online

Encuentra el mejor préstamo con MONEYBANKER. Simplemente introduce la cantidad que necesites y tu edad, y el comparador de MONEYBANKER se encargará del resto.

 

 

Un gasto inesperado, una avería en nuestro coche, una multa… Son muchas las situaciones en las que podemos necesitar financiación inmediata. Y a día de hoy, obtenerla es más fácil que nunca: ya no es necesario acudir a una oficina bancaria ni rellenar toda una pila de documentación gracias a los créditos rápidos online, que permiten solucionar nuestros problemas de liquidez urgente a través del ordenador o del teléfono móvil y desde la comodidad de nuestro hogar. Los escasos requisitos para obtenerlos y la rapidez a la hora del ingreso son algunas de las razones por las que el crédito rápido online se ha convertido en una opción tan popular. A continuación, te contamos en qué consiste el crédito rápido online, qué tipos de préstamos existen y sus ventajas e inconvenientes, así como todos los pasos que tendrás que seguir si te decantas por solicitar un préstamo urgente de estas características.

¿En qué consiste el crédito rápido online?

Podemos definir un crédito rápido online como aquel préstamo que se concede a través de Internet en un plazo de entre 24 y 48 horas. Se trata de créditos a los que el consumidor puede acceder cumpliendo una serie de requisitos ligados a su situación financiera y a los que la empresa o entidad financiadora -generalmente compañías especializadas en este tipo de préstamos- da respuesta en un periodo muy corto de tiempo, tras asegurarse de la solvencia del solicitante.

El crédito rápido online es una opción ideal para aquellos clientes que necesitan liquidez urgente, pero es importante tener siempre en cuenta sus ventajas e inconvenientes -como los intereses a abonar durante su devolución-, a la hora de optar por esta clase de financiación.

Tipos de préstamos online

No todos los créditos rápidos online son iguales: es fundamental valorar cuál se adapta mejor a nuestras necesidades antes de tomar una decisión. En líneas generales, existen dos categorías de crédito rápido online:

-Los microcréditos: se trata de créditos rápidos online de hasta 500€ que pueden solicitarse en minutos mediante la presentación del DNI. Estos préstamos son ideales para aquellas personas que necesiten financiación durante un periodo muy corto de tiempo , ya que la devolución suele realizarse a los 30 días. Dada la velocidad de concesión y las escasas exigencias para su concesión, algunas compañías establecen un tope de 200€ o 300€ para los nuevos clientes, que pueden volver a solicitar un microcrédito de mayor importe una vez que se establezca una relación de confianza.

-Los préstamos rápidos: estos créditos rápidos online se caracterizan por ofrecer cantidades de entre 500 y 10.000 euros que pueden devolverse en varias mensualidades. Se trata de un tipo de crédito rápido online más adecuado para necesidades de mayor envergadura como el pago de una hipoteca o la financiación de unos estudios o de proyectos empresariales por parte de emprendedores y trabajadores autónomos. Para obtener este tipo de crédito rápido online es necesario que el cliente demuestre que cuenta con una fuente de ingresos o que facilite a la empresa una relación de su patrimonio. Los intereses de este tipo de crédito rápido online oscilan entre el 20 y el 25% de TAE.

Las alternativas al crédito rápido online

El endurecimiento de las condiciones para la concesión de préstamos bancarios es una de las razones por las que el crédito rápido online se ha popularizado tanto en los últimos años. Las entidades financieras ofrecen financiación de diversos tipos a través de préstamos que suelen implicar más papeleo y menos rapidez en el ingreso, pero que también acarrean menos intereses por lo exigente de los requisitos de concesión.

Algunas de las opciones que rivalizan con el crédito rápido online son:

-Los préstamos preconcedidos: son créditos tradicionales ofrecidos por los bancos a sus clientes. Estos préstamos, que habitualmente se ofrecen a clientes de alta solvencia, engloban cantidades que van de los 3.000 a los 75.000€ y suelen presentar un TAE de entre el 5% y el 10% que, según datos del Banco de España, se situaba por encima del 8% de media en el ecuador de 2017.

Al igual que el crédito rápido online, también existen diversas modalidades de contratación de un préstamo preconcedido con una entidad bancaria. Algunos bancos ofrecen financiación bajo unas condiciones más laxas -teniendo en cuenta únicamente el nivel de solvencia del cliente y sin hacer preguntas ni cobrar comisiones extra-; mientras que otros exigen la contratación de servicios adicionales, como seguros de vida o tarjetas de crédito, o la domiciliación de la nómina o la pensión del contratante; o cobran comisiones de apertura o cancelación de la operación.

-Los anticipos de nómina: se trata de un adelanto de la mensualidad de un trabajador que puede llevar a cabo la entidad en la que éste cuente con una cuenta corriente o cuenta nómina, o hasta la propia empresa. En el caso de los bancos, los anticipos suelen limitarse al importe de la propia nómina y conllevan unos intereses menores a los de un préstamo personal online, y que en ocasiones pueden ser del 0%. ¿El inconveniente? Que es necesario amortizar la cantidad en plazos cortos que no superan los seis meses.

-Las tarjetas de crédito: son uno de los métodos más habituales para la obtención de crédito rápido. Aunque permiten financiarse a coste 0 durante 30 días, el TAE que ha de abonarse una vez superado ese plazo suele rondar el 20% y que puede superar el 25%.

-Los créditos al consumo: se trata de préstamos concedidos por entidades bancarias y empresas de consumo que permiten al cliente financiar la compra de un producto específico. Suelen ofrecerlos compañías de diversos sectores para incentivar el consumo a través de condiciones ventajosas y ofertas atractivas. Cubren el coste total del artículo, cuyo pago se abona en los plazos acordados y con intereses que llegaron hasta el 9% a mediados de 2017, según el BCE. Dentro de esta categoría se encuentran también los créditos rápidos, concedidos por entidades y empresas, que permiten avalar nuestro préstamo con un bien como nuestro coche o nuestra vivienda.

Ventajas y desventajas de los préstamos online

El crédito rápido online cuenta con múltiples ventajas, entre las que se encuentran:

-Rapidez en la concesión: la velocidad en la percepción del crédito rápido online es uno de sus principales atractivos. Para obtener un crédito rápido online no es necesario esperar semanas ni acercarse a ninguna oficina de forma presencial: la solicitud puede realizarse a través de Internet o por teléfono y el ingreso de la cantidad solicitada no suele llevar más de dos días.

-Poco papeleo: a diferencia de la financiación a través de entidades financieras, el crédito rápido online apenas requiere de documentación para su tramitación. En muchas ocasiones, es suficiente con el documento de identidad personal, la demostración de que el solicitante no figura en una lista de morosos y, en función del tipo de crédito rápido online y de la cantidad solicitada, la prueba de que el consumidor cuenta con una fuente de ingresos para hacer frente al pago.

-Se pueden solicitar sin nómina: existen empresas de crédito rápido online que ofrecen financiación sin necesidad de que el solicitante demuestre contar con una fuente de ingresos habitual. Aunque los intereses suelen ser más elevados en estos casos, si no cuentas con una nómina también puedes pedir un crédito rápido online.

-Sin productos vinculados: mientras que algunas entidades financieras ofrecen préstamos bajo la condición de la domiciliación del cliente o requieren la adquisición de un seguro u otro producto vinculado, el crédito rápido online no suele incluir este tipo de exigencias.

Hay que tener en cuenta que el crédito rápido online también tiene desventajas, como:

-Intereses más altos: a más riesgo, más intereses. Es la premisa que hay que tener en cuenta a la hora de solicitar un crédito rápido online. Los créditos rápidos online suelen presentar un TAE de entre el 20 y el 25%, superior al de otras opciones como la de los préstamos preconcendidos por entidades bancarias.

-La ‘trampa’ de la letra pequeña: cuando contratamos un crédito con una entidad financiera, la mayor duración del proceso, los exigentes requisitos y el contacto directo con especialistas facilitan la comprensión de las condiciones de financiación. Por eso, es esencial fijarse en la letra pequeña del crédito rápido online, que será distinta en función de la compañía a través de la que nos financiemos y que puede jugarnos una mala pasada a posteriori.

-Riesgos por impago: además de los intereses que se habrán de abonar durante la devolución, el consumidor corre el riesgo de enfrentarse a un embargo de bienes o a la inclusión en ficheros de morosos como ASNEF o RAI si no hace frente a los pagos comprometidos en su crédito rápido online.

¿Existen los créditos rápidos online sin intereses?

Sí. La oferta de créditos rápidos online es tan diversa a día de hoy que es posible encontrar compañías que ofrecen este tipo de préstamos sin intereses bajo determinadas condiciones. Este tipo de ofertas suelen estar ligadas a alguna acción publicitaria, como ser nuevo cliente de la compañía o utilizar un código promocional, y nos permiten obtener financiación al 0% si devolvemos el préstamo dentro de un determinado plazo. Sin embargo, muchas de estas ofertas tienen letra pequeña en la que conviene fijarse, ya que podrían cobrarnos otro tipo de comisiones por nuestro crédito rápido online.

¿Qué opción me conviene más?

A la hora de contratar un crédito rápido online u otra opción que nos proporcione liquidez, conviene hacerse una serie de preguntas para determinar si esta es la mejor opción y, en el caso de que así sea, qué tipo de crédito rápido online se adapta mejor a nuestras necesidades. Contar con un comparador de créditos rápidos online siempre es una buena idea en el momento de tomar una decisión, ya que nos permitirá cotejar las condiciones de forma más clara.

Estas son algunas de las preguntas que deberíamos hacernos antes de tomar una decisión:

-¿Necesito liquidez de forma urgente? La urgencia con la que necesitemos el dinero será determinante a la hora de inclinarnos por una u otra modalidad de financiación. Los créditos rápidos online son ideales para aquellas personas que precisan de liquidez urgente, ya que apenas tardan dos días en gestionarse . Si tus necesidades de liquidez no son tan acuciantes y puedes esperar unas semanas, quizá te convenga sopesar la posibilidad de solicitar un crédito preconcedido en tu entidad financiera o un crédito al consumo.

-¿Qué cantidad necesito? El importe solicitado también resulta determinante a la hora de optar por un crédito rápido online. Si vas a solicitar un préstamo de menos de 1.000 euros, te recomendamos inclinarte por los microcréditos o por las tarjetas de crédito, que habitualmente establecen un plazo de 30 días para su devolución. En el caso de importes superiores, el préstamo rápido te permitirá obtener hasta 10.000 euros que podrás amortizar en varias mensualidades. Los intereses, sin embargo, serán mayores en este caso que en el caso de los préstamos bancarios; aunque ten en cuenta que en este último caso las concesiones de solvencia suelen ser más exigentes.

-¿Cuál es mi situación financiera? ¿Cuento con una fuente de ingresos habitual? No disponer de una nómina, pensión, prestación de desempleo u otra fuente de ingresos habitual limita mucho la posibilidad de solicitar un préstamo con una entidad bancaria. Hoy en día, diversas empresas de crédito rápido online ofrecen la posibilidad de solicitar financiación sin necesidad de contar con una nómina, pero no olvides que esto tiene un efecto en el TAE, que será superior debido al riesgo adquirido por la compañía.

-¿Cuánto me va a costar devolver el dinero? Otro factor fundamental a la hora de solicitar un crédito rápido online es la capacidad de cumplir con las amortizaciones establecidas en nuestro contrato. Si estás haciendo frente a un imprevisto y en espera de un ingreso a lo largo del próximo mes, los microcréditos son la mejor opción en el sector del crédito rápido online. Si necesitas, en cambio, una cantidad mayor y más tiempo para devolverla, te recomendamos optar por los préstamos rápidos o por la financiación bancaria, dos opciones en las que tendrás la oportunidad de fijar varias mensualidades.

-¿Tengo deudas pendientes? El mercado del crédito rápido online es muy amplio siempre y cuando no figures en listas de morosos como ASNEF o RAI. Si tu nombre aparece en una de estas listas, lo más probable es que no seas nuevo en el mundo del crédito rápido online. Por eso te animamos a poner sobre la mesa tu situación financiera y plantearte si realmente estás en condiciones para solicitar otro crédito y, sobre todo, si serás capaz de devolverlo a tiempo. La buena noticia es que existen compañías de crédito rápido online que ofrecen financiación a personas que se encuentran en listas de morosos, pero ten en cuenta que los importes no suelen superar los 1.000 euros y que el TAE será mucho más elevado en estos casos.

Requisitos habituales para obtener un crédito online

Obtener un crédito rápido online suele ser más sencillo que conseguir financiación en una entidad bancaria, donde las condiciones previas suelen ser más exigentes. Los requisitos más comunes para obtener un crédito rápido online son:

-Ser mayor de edad.

-Tener nacionalidad española.

-Facilitar una cuenta bancaria en la que se nos ingresará nuestro crédito rápido online, así como nuestros datos de contacto .

-No figurar en un fichero de morosos .

-Demostrar solvencia probando que se cuenta con una fuente de ingresos, que puede ser una nómina, pero también una prestación por desempleo, una pensión, ayuda o justificación de ingresos como trabajador autónomo. En el caso de los microcréditos este requisito no suele ser necesario.

¿Qué documentos necesito para solicitar un crédito rápido online?

El escaso papeleo que conlleva pedir un crédito rápido online es uno de los mayores atractivos de esta opción. Aunque los documentos que han de presentarse para solicitar nuestro crédito rápido online variarán en función del préstamo, suele ser necesario presentar la siguiente documentación:

-Documento de identidad.

-Extracto bancario, que la entidad utilizará para verificar nuestra identidad, comprobar nuestra relación de gastos y deudas e ingresar el dinero solicitado a través del crédito rápido online.

-Última nómina o justificación de patrimonio que acredite que contamos con la necesaria solvencia.

-Presupuesto del bien que se va a adquirir con la financiación en aquellos casos en los que se esté solicitando un crédito al consumo o un préstamo en el que se requiera una justificación.

¿Cómo devuelvo el dinero y de qué plazos dispongo?

De nuevo, la amplitud de la oferta en el mercado de los créditos rápidos online juega a nuestro favor a la hora de devolver la financiación solicitada. Siempre dependiendo del tipo de crédito rápido online, la devolución del importe obtenido se realizará en plazos que van de los 30 días a los 24 meses. Ten en cuenta que, cuanto más fracciones el pago, más posibilidades hay de que acabes pagando más por la devolución de tu crédito rápido online.

El método de devolución también varía en función del tipo de crédito rápido online que hayamos solicitado inicialmente. Es habitual que las entidades prestamistas permitan ingresar las distintas mensualidades en la fecha indicada en el contrato a través de una transferencia bancaria, aunque también existe la posibilidad de pagar lo adeudado con una tarjeta de débito o en un cajero automático .

La opción de la carencia

Si tras pedir un crédito rápido online nos encontrásemos en una situación límite respecto al pago de la deuda, existe la opción de solicitar un periodo de carencia. Se trata de un mecanismo que exime al cliente del pago de su cuota mensual durante uno o varios meses, una especie de “respiro” que permite que el deudor sanee su situación financiera retrasando el abono de la mensualidad correspondiente. Para solicitar un periodo de carencia es importante que éste esté incorporado como opción en nuestro contrato y que lo hagamos a tiempo, siguiendo las instrucciones suscritas con la entidad financiadora.

Cualquier tipo de crédito rápido online puede ofrecer un periodo de carencia, aunque lo más habitual es que la ofrezcan aquellos préstamos dirigidos a personas sin ingresos habituales, como los préstamos estudiantiles. Existen dos tipos de carencia: la total, que nos permite no abonar nada durante un determinado periodo; y la parcial, en la que sólo se cobran los intereses correspondientes.

La carencia puede resultar un instrumento útil que, sin embargo, ha de valorarse adecuadamente: recuerda que recurrir a ella siempre resulta más costoso a la hora de hacer frente a los pagos a posteriori. Por eso, la debemos contemplar como opción siempre y cuando estemos seguros de que nuestra situación financiera va a mejorar pasados unos meses.

¿Qué pasa si no puedo devolver mi crédito online?

No devolver a tiempo un crédito rápido online puede resultar muy costoso. Si hemos recurrido al periodo de carencia pero seguimos sin poder hacer frente a las próximas mensualidades, pueden suceder varias cosas:

-Aplicación de intereses de demora: se trata de unos intereses más elevados de lo habitual que la entidad podría comenzar a aplicar al deudor desde el día siguiente al plazo en el que se debería haber abonado el pago, como estipule el contrato.

-Aplicación de comisiones por cuotas impagadas: en caso de que el impago continuase, la entidad podría cobrarnos una cuota por cada reclamación del pago de la deuda realizada, cuyo importe varía en función de la compañía. Suele ser una cantidad fija de alrededor de entre 20 y 30 euros.

-Inscripción en ficheros de morosos: si el cliente mantuviese el impago durante más de un mes, la compañía tiene derecho a enviar sus datos a ficheros de morosos como ASNEF o RAI, lo que dificultaría la obtención de financiación por parte de éste.

-Embargo de bienes: se trata de la situación más extrema a la que puede llegar una entidad en caso de que uno de sus clientes siga sin devolver lo adeudado. Según la Ley de Enjuiciamiento Civil, la empresa tiene derecho a embargar los bienes del cliente si la situación de impago se prolongara en el tiempo, así como a denunciarle por la vía judicial.

La letra pequeña del crédito rápido online

Es fundamental repasar todos los pormenores de nuestro contrato de crédito rápido online antes de suscribirlo, porque la letra pequeña nos puede jugar una mala pasada. Te recomendamos que eches un vistazo a los siguientes detalles:

-TAE y TIN no son lo mismo: aunque parezcan conceptos parecidos, se trata de dos cuestiones diferentes. El Tipo de Interés Nominal es el tipo base que las entidades aplican como concepto de pago por el dinero prestado, mientras que la Tasa Anual Equivalente engloba otros factores específicos como las cuotas, plazos y comisiones aplicadas a la operación. Por eso, hay que observar el TIN como un factor informativo y estar siempre pendiente del TAE, que nos dará una imagen más exacta de los intereses y gastos que tendremos que afrontar para devolver nuestro crédito rápido online.

-Cuidado con los créditos al 0%: como precisábamos antes, existen créditos al 0% de interés, pero con condiciones muy marcadas y posibilidad de “trampa”. A la hora de suscribir este tipo de préstamos, te aconsejamos que te fijes de nuevo en el TAE para comprobar que la operación no tiene otros gastos asociados.

-No confundas las entidades de crédito con los intermediarios: en el mercado existen empresas que se dedican a realizar una valoración de nuestras deudas y solvencia antes de solicitar un crédito rápido online. Estas compañías no conceden financiación: sólo realizan un estudio previo y gestionan los procesos de solicitud de microcréditos y préstamos, unos servicios por los que deberemos abonar las correspondientes comisiones. Ten en cuenta, en todo caso, que recurrir a ellas no garantiza que vayamos a obtener un crédito en otra entidad.

-No te olvides de las comisiones: más allá de los intereses y gastos de gestión, conviene tener en cuenta otro tipo de comisiones que podrían aplicarse a nuestro crédito rápido online. Entre ellas se encuentran las comisiones de apertura y de estudio, que la empresa puede solicitar para evaluar la solvencia del cliente y para formalizar la operación; las comisiones que penalizan las cancelaciones o reembolsos anticipados por parte del cliente; y otras comisiones relacionadas con la contratación de otros productos asociados, como un seguro o la apertura de una cuenta corriente para la concesión de nuestro crédito. La compañía o entidad también puede aplicar unas comisiones de modificación de condiciones si el consumidor solicita modificar el contenido del contrato suscrito al inicio.

-Recuerda que tienes derecho a echarte atrás: todo cliente que contrate un crédito rápido online tiene derecho a desistir y, por tanto, a dejar sin efecto el contrato, en un plazo de 14 días desde el momento de suscripción de las condiciones de financiación. Lo puede hacer sin explicar los motivos del desistimiento y sin que la compañía le penalice por ello, aunque tendrá que abonar los intereses acumulados en ese periodo.

Cómo saber si estoy contratando un préstamo inseguro

Contratar un crédito rápido online es una opción segura. No obstante conviene prestar atención a algunos detalles que deberían hacer saltar nuestras alarmas antes de llegar a un acuerdo con una compañía:

-La petición de dinero por adelantado: ninguna entidad debería pedirnos el pago de comisiones o intereses por adelantado. En esos casos, te recomendamos desconfiar y cancelar tu solicitud inmediatamente.

-La promesa de sacarnos de listas de morosos: ninguna entidad puede sacar a un consumidor de las listas de ASNEF o RAI. Existen compañías que se ofrecen a realizar esta tarea antes de concedernos un crédito mediante el pago de unas tasas de gestión y que engañan al consumidor desapareciendo después. Desconfía de este tipo de peticiones: sólo puedes salir de la lista de morosos abonando lo adeudado.

-La falta de mecanismos de seguridad en su página web: si una entidad no dispone de un aviso legal ni de un candado verde en la barra de dirección, es posible que no sea de fiar, ya que no estaría ofreciendo las garantías legales y de protección de datos estándar para este tipo de procedimientos.

¿Cómo está regulado el crédito rápido online en España?

Las personas que soliciten un crédito rápido online en España cuentan con todas las garantías legales. Aunque no existe ningún tope legal para el TAE aplicado a los créditos rápidos online, la Ley 16/2011 de Contratos de Crédito al Consumo establece que todos los préstamos que superen los 200 euros deberán cumplir con una serie de requisitos, entre los que se encuentra la necesidad de que las condiciones del contrato se plasmen por escrito y que este documento incluya todos los datos esenciales para el establecimiento del acuerdo .

Según concreta el Banco de España, la empresa financiadora deberá entregar el contrato al cliente antes de la firma si éste le solicita un documento en el que consten las condiciones del préstamo. A este documento en el que se establecen las condiciones del crédito rápido online se le denomina oferta vinculante y tendrá una validez de 14 días naturales.

Por otra parte, existe la posibilidad de reclamar los intereses de demora. En mayo de 2015, el Tribunal Supremo sentó jurisprudencia al declarar que los intereses de los préstamos ordinarios que superen en más de dos puntos el coste normal de un producto serían considerados abusivos. De este modo, el cliente tiene derecho a reclamar ante la entidad si los intereses de demora son demasiado elevados.

Crédito rápido online - ¿Necesitas más información?

  Para poder obtener un crédito de este tipo de hasta 3000 euros los requisitos necesarios dependen de la entidad financiera donde solicitar el dinero. En general, los...
  Los créditos rápidos online son productos financieros alternativos a los productos bancarios, que han sido diseñados para que los solicitantes puedan cubrir...
  Los créditos rápidos online se conceden por empresas privadas, esto quiere decir que es un mercado de oferta y demanda. En función de esta circunstancia, las entidades realizan las...



MONEYBANKER - Encuentra el préstamo ideal para ti

Préstamos rápidos