Blog - MONEYBANKER.es

Cómo financiar tus compras con mini préstamos

Cómo financiar tus compras con mini préstamos

Los mini préstamos no sólo sirven para solucionar problemas de liquidez o para hacer frente a gastos imprevistos: también se pueden convertir en herramientas de gran utilidad para financiar nuestras compras. ¿Se te ha estropeado el frigorífico y te vendría bien un adelanto para adquirirlo antes de cobrar tu siguiente nómina? ¿Quieres aprovechar una oferta en Internet? El mini préstamo es entonces una opción ideal, siempre y cuando lo utilices de forma adecuada.

Ventajas y desventajas de los mini préstamos

Los mini préstamos cuentan con dos grandes ventajas. Por un lado, se trata de cantidades que se ingresan casi al instante o en apenas unas horas en nuestra cuenta bancaria. Por otra parte, nos permiten saldar nuestra deuda en un período de unos 30 días (y, en algunos casos, de un par de meses), sin necesidad de estar pendientes de las cuotas que nos quedan por pagar.

 

En la actualidad, solicitar un mini préstamo es más fácil que nunca: muchas entidades de crédito permiten que los pidamos por Internet o por teléfono, rellenando un sencillo formulario y con escasos requisitos que nos permitirán obtener cantidades de hasta 500 euros. Pero aunque los requisitos sean pocos, ten en cuenta que tendrás que contar con una cuenta bancaria, ser mayor de edad y justificar la percepción de unos ingresos regulares; además de tener presente que, si no devuelves tu deuda a tiempo, acabarás teniendo que pagar recargos extra.

 

La opción de los créditos al consumo

Aunque los mini préstamos son prácticamente unos recién llegados en el mercado español, existe otra opción similar pero que puede adecuarse mejor a tus necesidades. Se trata de los créditos al consumo, un tipo de mini préstamo concedido por bancos o empresas que te permiten financiar un producto en concreto (como un electrodoméstico o un mueble, por ejemplo). 

 

Este tipo de préstamos son ideales en el caso de que el comercio en el que queramos adquirir un bien ofrezca opciones para financiarlo, ya que los intereses suelen ser un poco más bajos (en 2017 se situaban en torno al 9%). Los créditos al consumo cubren el coste total del artículo y, a diferencia de muchos mini préstamos, pueden abonarse a plazos. 


Top